Organización, planes de emergencia y simulacros

Organización, planes de emergencia y simulacros

ANÁLISIS DE VULNERABILIDAD y CAPACIDADES (AVC)

Datos generales

  • Fuente: Centro Regional de Referencia en Educación Comunitaria para la Prevención de Desastres (CRREC); Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).
  • Año de creación de la herramienta: 1993.
  • Lugar de aplicación: distintas comunidades vulnerables de América Latina.
  • Contacto: José Bonilla. Correo electrónico:
  • Dirección electrónica: http://www.cruzroja.org/desastres/redcamp/crrec.htm
  • Teléfono: (506) 2226 4092
  • Usuarios de la herramienta: sociedades nacionales de la Cruz Roja.

Experiencia que origina la herramienta: aspectos relevantes

El Centro Regional de Referencia en Educación Comunitaria para la Prevención de Desastres (CRREC), ubicado en Costa Rica, creó la serie “Es mejor prevenir”, basada en la recopilación de experiencias de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la región, con el fin de implementar iniciativas de apoyo a las comunidades para la prevención de desastres. Actualmente se dispone de catorce módulos impresos: Educación, organización y preparación comunitaria para la reducción del riesgo; Familia prevenida; Primeros auxilios comunitarios; Escuela protegida; Manejo de albergues temporales; Primeros auxilios psicológicos; Mantenimiento comunitario de escuelas; Sistema de alerta temprana de inundaciones en cuencas menores; Microproyectos sociales; Prevención de desastres en acueductos rurales; Inundaciones; Equipos comunitarios; Diálogo comunitario sobre agua y clima.

En este contexto se desarrolló el método de Análisis de Vulnerabilidad y Capacidades (AVC) de investigación de los riesgos, que pone de manifiesto a la población de una localidad, su vulnerabilidad hacia dichos riesgos y su capacidad para afrontar los desastres y recuperarse de ellos. La metodología se creó hace dieciséis años y fue sometida a un proceso evaluativo del que salieron una serie de recomendaciones y productos para hacer cada vez más fácil el uso de la herramienta.

Descripción de la herramienta

El AVC es un método participativo de investigación que busca contribuir en aspectos como:

  • Ser un medio para recabar información en la comunidad.
  • Fomentar que la comunidad tome mayor conciencia sobre los riesgos.
  • Construir un lenguaje común de comunicación entre los actores comunitarios, e incrementar el diálogo sobre asuntos que afectan y ayudan a la comunidad.
  • Planificar actividades destinadas a reducir su vulnerabilidad e incrementar su capacidad antes de que ocurra un evento, siempre de manera participativa y respetando el conocimiento propio, la cultura y los valores.

¿Para qué sirve y cuál es su importancia?

  • Objetivo de la herramienta: incrementar las capacidades de las comunidades locales, identificar las actividades comunitarias eficaces y efectivas para enfrentar las situaciones de vulnerabilidad más urgentes, y promover el conocimiento, incrementar la consciencia y definir acciones de transformación para el desarrollo.
  • Aportes de la herramienta: es una metodología participativa y comunitaria que forma parte de un proceso de diagnóstico, aplicación y evaluación. Se inicia como un método para la gestión del desastre, y pasa a reforzar el proceso de preparación de la comunidad ante situaciones de emergencia. Sin embargo, uno de los mayores valores agregados que tiene la herramienta es que conlleva otros procesos de desarrollo local, produciendo beneficios indirectos pero importantes para las localidades y el trabajo de las Sociedades Nacionales.
  • Beneficiarios directos: las poblaciones de comunidades vulnerables.
  • Beneficiarios indirectos: los actores de diversos sectores (educación, emergencias y comunidades).

Proceso de construcción e implementación de la herramienta

Paso 1. Desarrollo y validación de la herramienta

Proceso de elaboración del AVC por el equipo base del CRREC y su aplicación, evaluación y actualización. En este proceso participaron los puntos focales de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y se realizó en varios períodos:

  • 2003-2005: evaluación de la herramienta.
    • Sistematización del proceso de AVC.
    • Evaluación del empleo de las herramientas.
    • Extracción de enseñanzas positivas y negativas.
    • Valoración del impacto y los resultados del AVC: proyectos locales, programas nacionales, definición de prioridades y aspectos transformadores.
    • Definición de un vínculo eficaz entre el AVC a nivel local (comunidad), y los niveles superiores (evaluación nacional del riesgo para diferentes tipos de amenazas).
    • Evaluar las nuevas publicaciones sobre el AVC e incorporar en éstas los resulta- dos (retroalimentación).
  • 2006: actualización de la herramienta: según los hallazgos y la retroalimentación de la evaluación de la primera versión de la guía, se determina la necesidad de crear una guía más práctica y sencilla de utilizar para el personal y voluntariado.
  • 2007: publicación de las lecciones aprendidas y recomendaciones del AVC.

Paso 2. Proceso de implementación de la herramienta

Partiendo de la existencia de facilitadores capacitados en los distintos países, la aplicación del AVC conlleva un proceso de doce pasos desde la investigación hasta la acción:

Nivel 1. Apoyo de la sociedad nacional.

  • Entender por qué se propone un AVC.
  • Sensibilizar a los dirigentes de la Sociedad Nacional, a las filiales y a los
  • socios.
  • Constituir una estructura de gestión para el AVC.
  • Fijar los objetivos del AVC.

Nivel 2. Del análisis a la planificación.

  • Planificar y preparar el AVC.
  • Utilizar las herramientas de investigación con la comunidad.
  • Sistematizar, analizar e interpretar los datos.
  • Devolver la información a la comunidad y decidir las prioridades y las acciones de transformación.

Nivel 3. De la planificación a la acción.

  • Transformar la vulnerabilidad en capacidad mediante acciones prácticas.
  • Escribir recomendaciones e informes para las autoridades locales, los donantes y los asociados.
  • Ejecutar el programa: proyectos de reducción del riesgo con la comunidad.

Paso 3. Disposición de recursos para la fase de desarrollo e implementación

Aspectos de sostenibilidad de la herramienta

  • En términos socio-culturales: el vocabulario técnico empleado en las guías requiere ser un lenguaje comprensible por la comunidad según sus características socio- culturales.
  • En términos económicos: disposición de recursos para la producción de materiales, la capacitación de los facilitadores y el desarrollo de los talleres comunales.
  • En términos institucionales: un proceso institucional sostenible de evaluación de la herramienta de manera permanente; la disposición de materiales y recursos de información de apoyo: material de facilitador, participante y la caja de herramientas para el apoyo instrumental; la disposición y capacitación del recurso de facilitadores en cada país, para asegurar capital humano que pueda seguir replicando la información; capacidad de las comunidades para darle continuidad a los proyectos que se desarrollan.
  • En términos técnicos y pedagógicos: revisión y actualización permanente de los módulos, la metodología participativa y la experiencia para realizar las mejoras correctivas, la retroalimentación y la evaluación. Los miembros del equipo de facilitadores requieren formación en temas diversos como funcionamiento de las comunidades, y cultura y sensibilidad cultural, para que haya una actitud abierta y una sensibilidad adecuada para respetar los aspectos culturales e incluir imágenes o dibujos que representen a las personas con discapacidad.

Lecciones aprendidas

  • La unificación de conceptos y aplicación de una metodología en particular es necesaria para poder llevar a cabo un proyecto regional. No obstante, hay que tomar en cuenta las particularidades culturales de cada país.
  • Los módulos, aunque tienen el mismo contenido, variarán en cada país a la hora de utilizar el lenguaje y los refuerzos audiovisuales adecuados, ajustándose a su cultura para lograr un mayor alcance de entendimiento por la población.
  • Son muy pocas las Sociedades Nacionales que al final de un ejercicio de análisis de vulnerabilidades y capacidades sigan creyendo que el AVC se refiere “únicamente” a la gestión de desastres. Por lo tanto, la experiencia produce beneficios indirectos en otros ámbitos de desarrollo importantes.
  • Antes hacían cosas para las poblaciones, ahora lo hacen con las poblaciones (filosofía de aprender haciendo).
  • El AVC permite al personal y a los voluntarios estrechar el contacto con la población local.

Recursos de información de la herramienta

Título: ¿Qué es el AVC?: introducción al análisis de vulnerabilidad y capacidad.
Autor: Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), 2006.
Dirección electrónica:
http://www.crid.or.cr/digitalizacion/pdf/spa/doc17590/doc17590.htm

Resumen: El AVC consiste en una metodología de trabajo para recopilar, analizar y sistematizar, de una forma estructurada y lógica, información sobre la vulnerabilidad de una comunidad en una determinada amenaza. Esta información sirve para diagnosticar los riesgos principales y las capacidades actuales de la comunidad y lleva, en último término, a la preparación de actividades dirigidas a reducir la vulnerabilidad de la población ante posibles desastres, y a incrementar su capacidad de supervivencia y recuperación.